Diario de una niñera, otro tópico cómico

La primera vez que supe de esta película fue porque la ví anunciada en un cartel de estos que ponen en el cine con el “próximamente” encima. Diario de una niñera, ponía, y la imagen de Scarlett Johansson con un gorrito de fiesta enfadada junto a un niño pijo también enfadado. ¡No me lo podía creer! La Johansson en un papel cómico, y de niñera. Es lo más antiestético que podía uno imaginarse.

Diario de una niñera

Pero vayamos por parte, que hay que contar la historia, aunque igual ni hace falta, porque todos, con ver el título ya se la pueden imaginar. Un buen día Annie, y una señora cuyo hijo juega en Central Park se encuentran fortuitamente. Allí, Annie, interpretada por Scarlett Johansson se ofrece para hacer de niñera del chaval, pero cuando lleva un tiempo se da cuenta de que tanto el padre (Paul Giamatti) como la madre (Laura Linney) son una familia de clase alta que viven unicamente para el lujo y las compras y se olvidan totalmente del niño. Scarlett se ocupará de él, pero por contra el trato que recibe de ambos padres es muy injusto. Solamente la visita del tío del niño, Chris Evans (la Antorcha Humana en los 4 Fantásticos), por supuesto, guapo, alto y rubio, le sacara de la crisis en que la niñera se ha metido.

Diario de una niñera se basa en un libro que escribieron dos niñeras que habían trabajado en los años 30 para familias de alta alcurnia, y que quisieron reflejar en su libro con ironía, la vida de éstos, el gusto por el dinero y el lujo antes que por la propia familia. Curiosamente, aquel libro se convirtió en un éxito de ventas y sus autoras, Emma McLaughlin y Nicola Kraus, se hicieron famosas.

Pero, como decíamos al principio, querer poner a Scarlett Johansson en el papel cómico de una niñera de clase media/baja es lo que menos se podía imaginar nadie. ¿Quien en su sano juicio es capaz de ver a Scarlett Johansson como chica sencilla y simpática? precisamente la Johansson proyecta en pantalla siempre una imagen fría y distante, de niña bien (por no decir pija), elegante y distinguida. Vamos, que más bien la hubiera visto en el papel de la madre del niño.

La única tabla de salvación que le veo yo a la película es el trabajo que puedan realizar Laura Linney, una actriz que siempre ha sido muy sobria y aporta buenas interpretaciones y un Paul Giamatti que va a más en cada película que hace.

Imprimir

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top