Arianne, con Gary Cooper y Audrey Hepburn

26 de marzo de 1958. Se entregan los Oscars a las películas producidas el año anterior. Presentadores de la ceremonia: Bob Hope, Jack Lemmon, David Niven, Rosalind Russell y James Stewart. Ganadora absoluta: El puente sobre el rio Kwai, que se hace con nada menos que siete estatuillas entre las que se encuentran la de mejor película, director (David Lean), actor protagonista (Alec Guiness) y guión adaptado.

Las grandes derrotadas: Vidas borrascosas de Mark Robson (cero de nueve), Testigo de cargo de Billy Wilder (cero de seis) y Sayonara de Joshua Logan que, aunque se llevó cuatro premios de los diez a los que optaba, perdió los más importantes a manos del film de Lean.

Así que Billy Wilder se quedó sin Oscar por Testigo de cargo, que al menos fue nominada. Digo esto porque, como quien no quiere la cosa, Wilder estrenó en 1957 tres películas. Las otras dos fueron El héroe solitario y Arianne. Casi nada. Me gusta mucho Testigo de cargo y bastante El héroe…, pero si tuviera que quedarme con una de las tres la elegida sería, sin ninguna duda, Arianne.

Esta película está considerada, por alguna extraña razón, como una obra menor dentro de la filmografía de Wilder. Vale, no es tan apabullante como El apartamento (¿cuál lo es?) pero me niego a aceptar que el título de un film de este calibre aparezca en la misma frase que la palabra “menor”. Además, al menos para mí, es una de esas películas que tienen un “algo” indeterminado que las hace tremendamente especiales aunque objetivamente no sean las mejores de sus autores.

Sí, en Arianne está Audrey Hepburn, Gary Cooper y el siempre entrañable Maurice Chevalier, pero probablemente no tenga un guión tan potente como el de, por poner un ejemplo contemporáneo suyo, Testigo de Cargo. El argumento tampoco es muy original que digamos: Un hombre contrata a Claude Chavasse, detective privado parisino, para que siga a su mujer. Cree que ella lo está engañando con el playboy americano Frank Flannagan. Una vez confirmadas las sospechas, el marido cuenta a Chavasse los planes que tiene para acabar con la vida del amante de su esposa. La hija del detective escucha la conversación y decide poner a Flannagan al corriente de la situación.

El resto, no es difícil de imaginar. Es una comedia romántica pero, ¡qué comedia! En lo que sí tienen razón muchos sesudos críticos es en que se trata de una de las películas de Wilder más deudoras de su maestro Lubitsch. ¡Como si eso fuera un problema! Si algo no debe hacerse con esta maravilla, es analizarla. Son dos horas absolutamente deliciosas para sentarse delante del televisor y disfrutar.

Ficha técnica de Arianne:

  • Título original: Love in the Afternoon
  • País: USA
  • Año: 1957
  • Director: Billy Wilder
  • Guión: Claude Anet (novela), I.A.L. Diamond y Billy Wilder
  • Reparto: Gary Cooper, Audrey Hepburn, Maurice Chevalier, John McGiver
  • Género: Comedia
  • Duración: 130 minutos
Imprimir

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top