Guillermo del Toro, el siniestro Hobbit mexicano

Guillermo del Toro es un gran cineasta. De temperamento tapatío, fuerte, decidido, del Toro ha logrado una escalada impresionante de éxitos y proyectos que lo han catapultado a las cimas de la industria fílmica hollywoodense. Y lo mejor de ello es que lo ha conseguido siendo fiel permanentemente al género fantástico-terrorífico; algo que no muchos directores respetan.

Baste pensar en cuántos de ellos, fangorianos de cepa, reniegan de su espíritu psicotrónico underground y pugnan por hacerse de la etiqueta pomposa de “artista serio”, en ciertos momentos de sus carreras. La mayoría sólo para fracasar estrepitosamente. No ha sido así el caso de Guillermo del Toro: sus oscuras inquietudes lo han hecho sobresalir en el medio fílmico ofreciéndonos visos geniales de su universo lúgubre y perturbador.

Este siniestro Hobbit mexicano tienes aún muchas historias macabras que ofrecer afortunadamente, para los cinéfilos de corazón.

Guillermo del Toro

En sus orígenes televisivos, Guillermo del Toro fue el cerebro de la sobresaliente y memorable serie La Hora Marcada (1988-1990) de su México natal. Luego la cinta de vampiros, estilizada y poética, Cronos(1993) con Federico Luppi y su desde entonces actor amigo Ron Perlman, lo haría ganar varios premios y destacar internacionalmente. Mimic (1997) y Blade II( 2002) fueron trabajos por encargo y para ganar terreno, que Guillermo del Toro resolvió con moderación y eficacia.

Pero fue a raíz de su colaboración con artistas y casas productoras españolas donde se dio el gran despegue de este director talentoso y de gran sentido visual. El espinazo del Diablo (2001) bajo su dirección, con la presencia del buen Eduardo Noriega; y como productor de El Orfanato (2007), con la gran Belén Rueda; ambas estupendas historias de fantasmas relacionadas con la España profunda y sombría.

De igual talante, la excelente y fantástica El Laberinto del Fauno (2006) tal vez su mejor película hasta la fecha, nos ofreció lo mejor de su aterradora visión sombría y pavorosa, aunque siempre acompañada de una esperanzadora sutilidad de poesía y maravilla infantil. Su versión de la saga comic de Mike Mignola; Hellboy (2004) y en próxima aparición Hellboy II: The golden army (2008),ambas con Ron Perlman y la guapa Selma Blair , sólo han logrado el fervoroso reconocimiento a su trabajo de parte de millones de fanáticos.

Algo que no dejaron pasar por alto la Metro-Goldwyn-Mayer y Peter Jackson (quien fungirá como productor ejecutivo) para ofrecerle a Guillermo del Toro la realización de la precuela de El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien; “El Hobbit” en por lo menos dos sendas realizaciones proyectadas a llevarse a cabo en Nueva Zelanda-como la premiada trilogía de Jackson– y aparecer en 2010 y 2011.

Guillermo del Toro, visionario creador cinematográfico que motiva un gran orgullo para sus compatriotas y una gran admiración por parte de innumerables aficionados al género fantástico y al cine espectáculo, inteligente y divertido.

Imprimir

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top