El Sicario de Dios, lo nuevo de Scott Stewart

sicario de dios

Si un planteamiento resulta hoy extravagante en una película futurista es imaginar un mundo controlado por la religión como horizonte de la evolución de nuestra sociedad. Sin embargo, siguiendo con el ‘revival’ del cine vampírico de variada factura, el director Scott Stewart plantea una sociedad humana amenazada por los vampiros que se ha ido recluyendo en unos pocos espacios seguros controlados por la iglesia que, de este modo, se ha convertido en poder dirigente de la misma al ser la única con capacidad de enfrentarse a los vampiros con garantías de éxito gracias a un cuerpo de monjes guerreros.

La sociedad humana, protegida por los monjes (convertidos en guerreros temibles después del entrenamiento de la guerra contra los vampiros durante años) vive sumida además en el temor a esta casta dirigente. La estética de la película es de tono neogótico y tenebroso, viene marcada por un guión basado en una de las muchas novelas de este tipo que se editan hoy en día, en este caso de Min-Woo Hyung.

La ambientación está muy cuidada como es de desear desde el actual al cine clásico vampírico. Hay cierta estética de cómic muy a la moda últimamente. El desencadenante de la acción es el secuestro de una joven sobrina de un monje ex-guerrero, el cual, al no serle concedido el permiso necesario, romperá sus votos con el propósito de rescatarla.

Si bien el guion, la idea y la acción son interesantes lo cierto es que los personajes son planos, sin matices e interpretados de esa manera. La película deja entrever el interés de los productores en seguir exprimiendo la naranja con sucesivas secuelas, aunque esto dependerá del éxito comercial que esta primera entrega tenga.

Imprimir

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top