La expansión del cine y sus comienzos en Estados Unidos

Poster de Robo de un Tren de Porter

El gran primer éxito del cine allá por el principio del siglo XX hizo que se extendiera a una buena parte del mundo. Poco después de la presentación de la película de los Lumière en París, da el salto a Gran Bretaña exhibiéndose en diferentes ferias. Sus dos principales introductores en territorio inglés fueron William Paul y Charles Urban.

Ellos se basaron en el realismo social, en el compromiso, y todo ello aderezado con las últimas técnicas de producción que iban saliendo. Aquellos primeros autores y directores británicos formaron la conocida como Escuela de Brighton que no alcanzó relieve y merecimientos sino hasta bastante después tal y como ocurriera con Georges Mèlies en Francia.

En Estados Unidos, por su parte, el cine no sería como en el resto de países al principio sino un espectáculo de feria y complementario a otros espectáculos de vaudeville. Sin embargo, cada vez era más el público que acudía a verlo.

Lo que en un principio empezó propagándose en pequeñas localidades acabó por presentarse en ciudades mayores y fue allí, y sobre todo en Nueva York, donde acabaría por implantarse. Fue en Pittsburgh, no obstante, donde se presentó por primera vez un nuevo tema que sería con el paso de los años un auténtico boom cinematográfico: el western. Sería con “El gran robo del tren” de Porter, y presentado por los empresarios Harry P. Davis y John P. Harris. Éste sería además el nacimiento oficial del cine en los Estados Unidos.

Curiosamente, aquella sesión de cine tuvo tal éxito, que hubo de hacerse varios pases continuos y la entrada costaba un “nickel”, moneda equivalente a cinco centavos. Gracias a ese precio, popularmente las salas de cine de todo el país que comenzaron a exhibir aquellas sesiones de cine comenzaron a llamarse “Nickel Odeon”.

Lammle, Fox, Loew y Zukor fueron los primeros empresarios norteamericanos en darse cuenta del potencial de aquellos espectáculos. De una docena de salas que había por todo Estados Unidos en el año 1905 se pasaron a más de diez mil salas cinco años después.

Gracias a aquel primer western emergió la figura de Edwin S. Porter, un auténtico símbolo del cine de aquella época. Por su parte, los sellos cinematográficos Vitagraph, la Biograph y sobre todo, la Edison, coparon el mercado de películas y empezaron a despuntar. La guerra comercial tan fuerte entre esos tres sellos hizo posible que en las sombras surgiera un pequeño comerciante judío, Fox, que abrió su primer cine, el “Nickelette”.Fue el primer paso de la 20 th. Century Fox.

En Nueva York, Zukor, un emigrante, abrió otro cine en lo que sería el primer paso de la Paramount, mientras que Harry Collen y Marcus Loew fundaban la Metro.

Puedes seguir la serie completa sobre la historia cinemtográfica en: Historia del Cine.

Imprimir

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top