Alfred Hitchcock, el padre del suspense

Aunque nunca recibió un premio Oscar como mejor director, se lo considera uno de los más grandes cineastas de la historia del cine y el amo y señor del film de suspenso. Su costumbre de aparecer en sus propias películas en breves cameos se volvió su marca registrada, pero su obsesión por asesinar rubias lo llevó a ser considerado un misógino. Se trata de Alfred Hitchcock, una mente retorcida pero genial.

Alfred Hitchcock

Una sombra detrás de la cortina de baño se acerca a la muchacha que toma una ducha y al ritmo de unos violines desesperantes, la apuñala sin cesar hasta que el cuerpo cae sobre la tina. Aquella escena de Psicosis se convirtió en el paradigma del cine de suspense, junto a la imagen del Hotel Bates, la cual ya se ha arraigado en el inconsciente colectivo. Las películas de Alfred Hitchcock marcaron una época y una corriente cinematográfica.

Este hombre robusto de origen inglés, había trabajado como rotulista, guionista, director de arte, ayudante de dirección, etc. Hasta que a finales de 1926 dirigió su primera película, El jardín de la alegría, pero sin embargo, no fue hasta su tercer largometraje donde se patenta el estilo auténticamente hitchcockiano.

Su primera película hablada fue La muchacha de Londres (1929) y en 1934 comenzó a rodar una serie de películas de suspenso que le dan fama mundial y que fueron su pasaporte a Hollywood. En 1939 se trasladó a Norteamérica y Rebeca ganó el Oscar a mejor película. En 1948 Hitchcock conoció a Grace Kelly, quien fue su musa durante un tiempo. Trabajaron juntos en Crimen perfecto y en La ventana indiscreta (1954) otro gran clásico, con la participación de James Stewart, a quien vemos en otras películas de Hitchcock, como La soga (1948), la cual transcurre toda en un solo plano-secuencia, y Vértigo (1958).

Psicosis

Luego de nacionalizarse norteamericano, se presentó por televisión «Alfred Hitchcock Presents«, una serie en la cual presentaba él mismo historias cortas de la línea de sus películas. En 1959 rodó Con la muerte en los talones, protagonizada por Cary Grant y Eva Marie Saint, para inmortalizar la escena de Grant huyendo de una avioneta por los campos. Y al año siguiente llegó la famosa Psicosis, con Anthony Perkins y Janet Leigh entre otros. En 1963 dirigió Los pájaros, otro clásico cuya protagonista, Tippi Hedren, se convirtió en la nueva musa rubia junto a Sean Connery en Marnie, la ladrona.

Con la muerte en los talones

Su última película la dirigió en 1976 bajo el título de La Trama. En 1979, el American Film Institute le otorga el premio a la labor de toda una vida. Ese mismo año, la reina Isabel II del Reino Unido le otorga el título de Sir. Es curioso señalar que aunque sus películas fueron galardonadas, sólo pudo conseguir cinco nominaciones y una el premio Memorial Irwing G. Thalberg a toda su carrera, en la ceremonia de los Óscars de 1968.

Falleció en Los Angeles En 1980. Rodó 23 largometrajes en sus quince primeros años y ya en ellos quedó definido su estilo fuertemente visual y lleno de golpes de efecto. Fue un director reconocido mundialmente, e incluso Salvador Dalí colaboró con él realizando el decorado de la secuencia onírica de la película Recuerda (1945), donde aparece un hombre con unas tijeras gigantes cortando un ojo como un homenaje a Luis Buñuel por parte de Hitchcock.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

2 comentarios

  1. Ca dice:

    Una suerte! Hace tiempo estoy estudiando sobre Hitchcock y este artículo me es de mucha utilidad. Gracias! Muy interesante.

  2. Tranqui dice:

    Genial, estos grandes personajes de todas las actividades no deberían de morirse jamás.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top