Héroes de la serie B: Lance Henriksen

Este sólido actor de soporte posee una capacidad sorprendente para desempeñar su trabajo con eficiencia y soltura. Injustamente catalogado por algunos como un Clint Eastwood “menor”, Lance Henriksen posee una amplia trayectoria muy variada y valiosa. Ha trabajado bajo la batuta de grandes como Spielberg, Woo, Cameron, Raimi y Fincher por mencionar sólo a algunos.

Dota a los personajes siempre con su característica imperturbabilidad estoica, que sin embargo transmite tanto, y cuando llega a verse rebasada, Lance ofrece un épico humanismo histriónico, cual si fuese un Aquiles fatigado trazado por Miguel Ángel, combatiendo en la obra “El Juicio Final”.

Henriksen1

Cinco roles memorables de Lance Henriksen

5.- Detective Hal Vukovich en Terminator (1984) de James Cameron, es un papel de comparsa, muy modesto y soso, no tiene más relevancia que la de ser interrumpido o corregido en sus aseveraciones por su compañero policía, en tanto son los encargados de inquirir acerca de los misteriosos disputantes de procedencia desconocida, interpretados por Michael Biehn y Arnold Schwarzenegger. Siendo originalmente fuerte candidato para interpretar al androide Terminator, este limitado rol  parece ser un mínimo consuelo para un actor tan cumplido. Sin embargo es de esos personajes que, aún cuando ni siquiera se ve su final en pantalla, perduran inexplicablemente en la memoria de los fanáticos de la saga.

4.- Jesse Hooker en Near Dark (1987) de Kathryn Bigelow. En esta excelente road movie tan dark y entretenida, Henriksen da vida al jefe de un grupo de vampiros errabundos, cual cowboys motorizados, que deambulan por las autopistas polvorientas y desérticas de ciertas secas regiones de los Estados Unidos. Lance se luce aquí con un trabajo sobrio, bien calculado; crea una gran impresión su siniestro talante y su físico demacrado.

3:- Ed Harley en Pumpinkhead (1988) de Stan Winston. En la ópera prima del maestro de los efectos especiales, Stan Winston, Henriksen boceta con pulcritud y enorme talento, a un rural padre dolorido por la cruel muerte de su hijo, y que busca por ello una venganza sobrenatural y pavorosa. En esta oscura fábula fantástica de la Norteamérica profunda, Lance se luce al expresar primero la conmovedora reacción de Harley ante la tragedia;  luego los remordimientos, la lucha interna que le decide a ofrendar su vida por combatir el horror que ha desencadenado. Una prodigiosa labor de Henriksen en esta pequeña joya, delicia para todo buen fangoriano.

2.- Emil Fouchon en Hard Target (1993) de John Woo. Para muchos la mejor cinta del otrora ídolo de acción Jean-Claude Van Damme, y mucho tiene que ver el soporte de un Henriksen en plan grande, regalándonos la tremenda creación este sofisticado villano-cazador, culto, despiadado y con gran estilo. La estampa de Henriksen tocando el piano con virtuosismo, y a continuación intentando cazar al artemarcialista Van Damme con inmensa sangre fría, dan nota del calibre de este trepidante trabajo. Las escenas de combate, violentas y fascinantes, son un plus en los que Henriksen, Van Damme y el resto de los histriones, ofrecen un inolvidable espectáculo. Por supuesto, bajo la batuta del famoso John Woo.

5.- Bishop el androide en Aliens (1986) de James Cameron. En su más famoso rol para cine, Henriksen da vida, sí, vida plena, aun hombre artificial que en su talante frío, eficaz, con un hieratismo bondadoso y valiente, logra una ejemplar epicidad  posthumana.

El suyo aquí es uno de sus trabajos más finos: Henriksen logra una gran mancuerna con la heroína Ripley, y las bizarras escenas de lucha junto a Sigourney Weaver en contra de la gigantesca reina madre, son de auténtica antología para el género fantástico de todos los tiempos. “Puedo ser sintético pero no estúpido” dice Bishop, antes de arriesgarse para salvar a los demás en una peligrosa misión. Teme, valora su existencia por supuesto, pero a la hora de estar sembrado en la derrota, cuando bien podría asumir su etiqueta de objeto, rompe los esquemas sartreanos y se afana en realizar un salvamento inesperado que le gana espíritu y dignidad de ser.

“No está mal para un humano” por supuesto que no, y más si lo afirma quien humildemente está más allá de lo humano, realizando(se) en el bien por los demás sin necesidad de Mayúsculas caducas. Bravo, maestro Henriksen.

Henriksen2

No podemos dejar de mencionar, aun no siendo para cine, la participación estelar de Lance Henriksen en la enorme y monumental serie de televisión Millennium(1996-1999) de Chris Carter. Única en su género, ultraoscura y perturbadora, en la línea más terrorífica de lo extraño abierta por Twin Peaks de Lynch.

Esta serie nos da una pesimista visión del mundo en donde su final anunciado, el Apocalipsis definitivo, es el núcleo de acción para que un tropel de seres perturbados y angustiados por su mortal condición, devorándose unos a otros, desarrollen un sórdido teatro de la agonía del existir. Henriksen quedará marcado por su papel de Frank Black, un exagente del FBI, padre y esposo, que se convertirá en el último bastión del ser humano en contra de sus demonios de la sinrazón y el fanatismo.

Una obra maestra, en donde Lance Henriksen llegará a la cima de sus posibilidades artísticas en un personaje entrañable y ejemplar.

Print Friendly, PDF & Email



1 comentario

  1. indy dice:

    es curioso como la maquinaria de Hollywood los ubica en el firmamento a los actores. michael Rourke hablo claro sobre ellos:igual sucede con Eric Roberts.
    Lance Henriksen no pasa desapercibido. al contrario, ha cimentado su lugar. yo lo conoci en Alien. y no lo he olvidado. habria que prguntarle si esta satisfecho con lo que ha logrado. quizas no es de su parecer entrar en el lugar de las superestrellas (que la mayoria deja mucho que desear como actores).desconozco si ha tenido reconocimiento o premios de las organizaciones de su rubro; sea la de Nueva York, (que es para mi la de mayor valor) y las de Academia.

Top