Los Amos de la Noche de Walter Hill

En la cinta Los Amos de la Noche (1979) del interesante cineasta Walter Hill, tal vez encontremos la evidencia más clara de que la realidad no es unívoca, sino plural y variopinta: ámbitos de realidad disímiles se empalman y emergen alternativamente de acuerdo a ciertos juegos de verdad, ciertas convenciones de ser en grupo; y así, dimensiones inéditas elaboradas por consenso ocupan los espacios de otras muy opuestas, y lo que en el día es una urbe ordenada y civilizada, por las noches se transforma en una selva agreste poblada de salvajes belicosos, un planeta diferente de luces de neón y calles silenciosas y sombrías donde acechan sembradas exóticas tribus enteras, con sus propias reglas y sus propios rituales, justificadores – generadores de sentido.

Parecería decirnos este título, Los Amos de la Noche, que en efecto hay otros mundos, pero están en este. Y no hay que cerrar los ojos hipócritamente para que al no verlos desaparezcan, ellos están allí, preparándose para que cuando la noche cierre, salir a disputar la primacía de su reino de dolor y sordidez.

The Warriors1

ARGUMENTO

Una contienda de dimensiones titánicas va a suceder en los oscuros barrios bajos de Nueva York. Los ejércitos de la noche, una banda callejera de miles de integrantes, deciden acabar con The Warriors, una pandilla a la que sin justificación le adjudican la muerte del cabecilla de un grupo rival.

Y en este inédito y violento universo de subculturas urbanas se desatará una auténtica guerra, fiera, descomunal; desde Coney Island a la zona de Manhattan, sin olvidar al Bronx. Los integrantes de The Warriors, liderados por el silencioso y valiente Swan (Michael Beck) y por el temperamental Ajax (James Renar) batallarán por salvar sus vidas, ante las hordas estrafalarias y mortales que los perseguirán en esta noche dura y cruenta que parece una épica e interminable pesadilla urbana.

A DESTACAR

La enérgica dirección de Walter Hill, en varias secuencias muy buenas, donde es capaz de movilizar a veces hasta centenares de actores, en una deprimente ambientación urbana estupenda. El ritmo que le imprime a esta obra es vertiginoso y atractivo para el espectador. Cinta de transición entre décadas de notable cambio cultural. Hill lo refleja y triunfa en ello.

Las coreografías de luchas callejeras son emocionantes y creativas: se nota la influencia del Kubrick de Naranja Mecánica (1971) y del gran Sam Peckinpah. Trepidantes e intensas persecuciones y contiendas.

El diseño de personajes, la música utilizada, el logrado ambiente casposo de los setenta finales (lo punkie inicio de los ochenta ya se respiraba en el ambiente: de este mismo año, pero en la lejana Australia, Mad Max (1979) irrumpía con su excelente manufactura en el imaginario cultural de entonces, qué años tan memorables)

Triste fulgor fugaz de la malograda carrera del actor Michael Beck, quien aquí luce a plenitud sus facultades y gran presencia física. Poco después, la nefasta Xanadú (1980)-con la bella Olivia Newton John- lo privaría para siempre de la atención de los productores y el público.

Walter Hill y James Renar por el contrario, han logrado mantener una estable trayectoria: uno como exitoso productor, y el segundo como habitual y cumplidor actor de soporte.

The Warriors2

FICHA TÉCNICA DE LOS AMOS DE LA NOCHE

Título original: The Warriors

Año: 1979

País: USA

Director: Walter Hill

Guión: David Shaber y Walter Hill, basado en la novela de Sol Yurick

Música: Barry DeVorzon

Fotografía: Andrew Laszlo

Reparto: Michael Beck, David Harris, James Remar, Thomas Waites, Dorsey Wright, Brian Tyler, Deborah Van Valkenburg

Duración: 94 minutos

Print Friendly, PDF & Email



Top