Superman y sus problemas legales

Superman

Que el mundo del cómic está resultando un filón para el cine hollywoodiense creo que ya no lo duda nadie. Cada vez son más y más los comics que se están llevando a la gran pantalla y por eso, estar en posesión de los derechos de los grandes héroes es una oportunidad de lucro única. Y he aquí que, de repente, y después de muchos años de películas, de series, de cómics y de merchandising, Superman, o mejor dicho, los propietarios de sus derechos se enfrentan a problemas legales que podrían hacer peligrar futuras películas.

Pero rebobinemos un poco en su Historia.

Resulta que tras el Action Comics nº 1 (número mítico donde los haya) en el que se produjo el debut y aparición de Supermán, sus creadores, Jerome Siegel y Joel Schuster, vendieron sus derechos a DC Cómics por la pírrica cantidad de 130 dólares y un empleo en la compañía.

En cierto modo, les pasó como al creador de la fórmula de la Coca Cola (jamás pensaron que pudiera tener su personaje el éxito que luego tuvo), y desde su mesita en la oficina tuvieron que asistir a los enormes beneficios que la compañía se estaba embolsando gracias a su creación, mientras ellos seguían con su trabajo de oficinistas.

Finalmente, en los años 70 decidieron entablar un pleito y recuperar sus derechos, sin embargo, y habiendo un documento de venta de por medio, perdieron aquel juicio. 20 años después, cuando las leyes cambiaron, volvieron a intentarlo. No sólo querían recuperar los derechos del personaje, sino que además querían ser compensados por todos estos años de beneficios perdidos para ellos.

La cuestión es que el proceso se ha alargado y recientemente si bien no le dieron toda la razón, algo sí ganaron. A partir del año 2013, Siegel y Schuster recuperarán los derechos de la historia de Superman que se planteó en aquel cómic, pero no de todo lo sucedido con el personaje y desarrolado en su vida, a partir de aquel número 1.

¿Qué quiere decir ésto? pues que en aquel número 1 se mostró a Supermán con su nombre conocido mundialmente, a su alter ego, Clark Kent, a su novia, Lois Lane e incluso la infancia en el planeta Krypton, lo cual quiere decir que a partir de ese año, DC Comic, y su socio «cinéfilo» la Warner Bros. ya no podrán utilizar más el nombre de Superman, ni hacer referencias a Clark Kent ni a Krypton. Sólo podrán llevar a pantalla historias posteriores a aquel Action Comics nº 1 lo que se antoja inviable.

A menos, claro está, que a partir de ese año vuelvan a llegar a un acuerdo con Siegel y Schuster.

Print Friendly, PDF & Email



Tags: , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top