Glenn Close es Albert Nobbs

Albert Nobbs, Glenn Close

En breve se estrenará en España Albert Nobbs, una película que tiene a Glenn Close interpretando un rol masculino, algo que siempre llama la atención y por ello ya se comienza a hablar de un posible Oscar para la actriz por esta actuación.

Hay que señalar que Glenn Close también es coautora del guión del filme; ésto se debe a que tiene una particular relación con el personaje principal de la historia. La primera vez que lo interpretó fue en 1982 en una adaptación teatral vanguardista que ya entonces le valió el reconocimiento de la crítica. Sin embargo, esta película se plantea diferente a la puesta en escena de Simone Benmussa de la década del 80.

La historia transcurre en el Dublín de fines del siglo XIX, en un entorno donde la pobreza está presente como una amenaza permanente. Así, en principio, la motivación de Albert, una mujer, para disfrazarse de hombre y mantener ese disfraz a lo largo de los años es conservar su trabajo en el Hotel Morrison, y la posibilidad de ser despedido para él y para el resto de los empleados del hotel es siempre algo de temer.

No obstante, cuando se comienza a revelar la historia de Albert vemos que su mundo interior es más complejo. Se trata de una hija ilegítima rechazada por sus padres y criada por una persona que nunca le dijo cuál es su verdadero nombre. A los 14 años Albert comenzó a trabajar en el hotel asumiendo la identidad de un hombre y por tres décadas ha permanecido fingiendo. Esto determina su falta de identidad, no sólo de identidad sexual, sino que Albert vive en una burbuja, aislada en una soledad que le ha servido para sobrevivir y autoprotegerse, pero lleva tanto tiempo interpretando su papel, viviendo escondida y dentro del universo de las tareas del hotel, que ha llegado a perder su auténtica identidad.

El motor de la historia de esta película es el triángulo sentimental que se establece entre Albert, que comienza a cortejar a Helen (Mia Wasikowska), una joven doncella que trabaja en hotel, y el novio de ésta, Joe (Aaron Johnson). La chica en un principio no se siente atraída por el mayordomo, pero su novio la impulsa a fingir interés por él impulsado por el deseo de obtener dinero de Albert.

Sin embargo, Albert se toma muy en serio la relación con Helen y comienza a pensar en un futuro juntos, en dejar el hotel y abrir su propia tienda, y en una vida de pareja junto a la joven. Así, la relación entre Albert y Helen se irá estrechando, hasta que en determinado momento Albert le revela a Helen que es una mujer. Esto desatará el conflicto con Joe – un joven atractivo y muy impulsivo, quien también a trabaja en el hotel, y cuya principal ambición es conseguir dinero para viajar a América.

Albert Nobbs, Glenn Close, Mia Wasikowska, Aaron Johnson

Si bien la película posee un tono dramático, también tiene varios momentos de humor, como cuando otro personaje, el corpulento y varonil Hubert (Janet McTeer), le revela a Albert que también es una mujer.

Además de la interpretación de Glenn Close, se destaca en este filme el hecho de que su director es Rodrigo García, hijo del escritor Gabriel García Márquez, de quien se dice posee al igual que el novelista una especial comprensión de las mujeres – o tal vez este atributo es un cliché que le tocó heredar de su padre.

Es inevitable comparar este tipo de caracterizaciones con otros personajes similares de la cinematografía estadounidense. El personaje de Tootsie siempre es mencionada en estos casos, pero la película Boys Don’t Cry (1999), en la que una muy joven Hilary Swank interpreta a una chica que asume la identidad de un joven, sí es un verdadero referente dentro de esta temática.

Curiosamente, el mayordomo que encarnaba Anthony Hopkins en Lo que queda del día (1993) parecer tener una similitud con este Albert Nobbs, sobre todo por esa extraña calma e impasibilidad que transmiten ambos.

Sin duda, que el principal atractivo de la película está dado por el personaje mismo de Albert, un personaje particularmente complejo, aunque no un ser atormentado, con una extraña sencillez que promete darle gran fuerza emotiva al filme.

Hay que decir que físicamente, el rostro anguloso y su figura delgada, ayudan a Glenn Close para esta caracterización de un hombre, pero la actriz reconoció que lo más difícil de la interpretación fue lograr un tono más grave para su voz.

Por todo lo anterior, es casi seguro que el Oscar a la mejor actriz este año se esté definiendo entre Glenn Close por esta interpretación y Maryl Streep por su caracterización de Margaret Thatcher.

En resumen, hay varias razones que hacen atractivo a este filme, y si falta algún motivo para interesarse por él hay que considerar que la propia Glenn Close ha manifestado que esta es la película que quería filmar antes de morir.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top